Tarjeta revolving un tipo de crédito renovable

La tarjeta revolving es un tipo de tarjeta de crédito, mediante la cual los usuarios pueden realizar compras y pagarlas a través de cuotas en un corto plazo de tiempo. Las compras que se realizan por medio de esta tarjeta por lo general no se cargan de forma inmediata a la tarjeta, lo que hace esta es aplazarla hasta el momento del pago.

La tarjeta revolving se diferencia de la tarjeta de crédito porque esta aplaza los pagos y estos se cancelaran mediante cuotas y una tasa de interés acordada en el contrato de la tarjeta, a diferencia de la de crédito donde los pagos deben cancelarse al mes con el interés correspondiente.

¿Qué es una tarjeta revolving?

El nombre revolving significa (girar o rotar), este nombre se debe a que el crédito se renueva cada vez que se cancela la deuda.Es una tarjeta ideal para realizar pagos sin la necesidad de disponer de fondos, es decir que funciona como una tarjeta de fondos en la cual se puede aplazar el pago a diferencia de la tarjeta de crédito, donde el pago se realiza cada mes o la fecha impuesta por la entidad bancaria.

Los pagos se realizan mediante cuotas y una base de interés, la desventaja de este tipo de tarjeta es que por lo general la tasa de interés suelen ser muy elevadas y por ende el usuario puede llegar a endeudarse.

tarjeta revolving españa

Lee también: La cláusula suelo Rankia, Consigue información y asesoramiento

¿Para qué sirven las tarjetas revolving?

Estas tarjetas son un mecanismo de crédito de consumo  y usadas como fondo de dinero del cual el usuario puede disponer en cualquier momento, estas tarjetas establecen un límite de crédito, el cual ira disminuyendo conforme los gastos.

Una vez que los pagos se realicen el dinero volverá a estar disponible para el titular de dicha tarjeta. Este tipo de tarjeta también sirve para pagar la deuda de una hipoteca u además las clausula suelo.

Cómo funcionan las tarjetas revolving

Los usuarios realizan pagos con el dinero que la entidad bancaria presta, pero una vez hecho el gasto este debe ser devuelto a la entidad bancaria, el pago puede aplazarse y ser cancelado en cuotas de porcentajes o realizar un pago fijo. La mayoría de estas cuotas se establecen bajo intereses.

Los intereses que se encargan de establecer el pago son extremadamente altos, llegando a representar hasta un 27%. Si la cuota a pagar es baja puede que esta no cubra los intereses generados y por ende se acumulan mensualmente.

Un ejemplo de esta sería una deuda de 1.000 con un interés del 25%, por lo que cada mes el usuario tendrá que cancelar 25€ para saldar dicha deuda, es decir que este se tardaría hasta 6 años y 10 meses en cancelar la deuda con el banco y habrá pagado un total de 1.031€.

Formas de pago de las tarjetas revolving

La primera opción de pago es hacerlo mediante porcentajes, ya que en este caso el usuario escoge el porcentaje a pagar mensual, este porcentaje siempre va a variar el cual puede estar entre el 5% y 25%. Además dentro del porcentaje también influyen factores como la entidad bancaria y l

Así mismo otra forma de pago es la fija, la cual consiste en pagar en una cuota fija establecida por el usuario, igualmente esta va a variar dependiendo del tipo de entidad bancaria, de los máximos y mínimos.

En ambas opciones se establece el pago de intereses y comisiones.

Riesgos de las tarjetas revolving

Los riesgos más comunes de este tipo de tarjeta, es que esta es responsable de incrementar el consumo o gastos, ya que al tener un crédito permanente el usuario puede usarlo de forma irresponsable hasta endeudarse. Además las elevadas tasas de interés ocasionan que los usuarios tengan que pagar cantidades altas de dinero.

Lo mejor que puedes hacer es usar el dinero con responsabilidad y de forma cuidadosa para evitar cualquiera de los riesgos anteriores.

las tarjeta revolving

Consejos para usar una tarjeta revolving

Se recomienda usar estas tarjetas con responsabilidad y además hacer gastos de cantidades pequeñas, para minimizar los riesgos. El límite recomendado a gastar son 1.000 euros, ya que de esta forma los usuarios podrán pagar las cuotas sin que los intereses aumentan y por ende endeuden al consumidor.

Por otro lado también es de suma importancia establecer cuotas fijas u estables, que te permitan pagar las deudas, ya que si estas son muy bajas corres el riesgo de que los interese de dicha deuda aumenten con el tiempo y por ende lo barato saldrá caro.

Esperamos que este artículo haya sido de gran ayuda, para más información puedes acceder a nuestra página web en donde encontraras contenido sobre hipotecas, créditos, clausula suelo entre otras.

Por leer este post te recomendamos: ¿Que es y cómo identificar una clausula suelo?

Deja un comentario